El «tercer espacio» como nueva vía al trabajo en remoto

«Llamamos tercer espacio a aquellos lugares que podemos usar para trabajar como alternativa a los habituales, es decir, a la oficina o al propio domicilio«. Estas son las palabras de la consejera y directora de Reputación de Marca de Actiu, Soledad Berbegal. Según publica El Economista, el trabajo en remoto encuentra una nueva vía, el tercer espacio.

Para Soledad, un claro ejemplo de estos terceros espacios sería un coworking, un aeropuerto, una cafetería o un hotel, entre otros muchos. No obstante, cabe destacar que Berbegal explica que este nuevo concepto no tiene porque permanecer aislado. Es decir, es completamente compatible el hecho de seguir teniendo un espacio físico donde llevar a cabo las tareas laborales.

La ventaja que provoca este tercer espacio es la capacidad de socializar y compartir conocimientos, tiempo e ideas en común para la mejora y el desarrollo del clientes y el trabajador. «El tercer espacio abarca todos aquellos lugares donde se puede ir a trabajar o a reunirse, pero que, al mismo tiempo, también ofrecen la posibilidad de otros usos y dinámicas, como espacios de encuentro, socialización o aprendizaje. En definitiva, de compartir», aclara Berbegal.

Las herramientas del tercer espacio son sencillas, una conexión a internet y un dispositivo portátil. Con estos dos elementos, un trabajador puede realizar labores comunes como informes. Para Berbegal, es fundamental una sola cosa para que este tercer espacio funcione de manera adecuada. «Es necesaria mucha comunicación y confianza, porque del contacto humano y la colaboración nacen las mejores ideas».

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.